Diccionario Biblico


        A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Buscar palabra:

      Inicio del Sitio   -   Foro   -   Biblia Virtual

Oración

Oración

 
ORACIeN
La oración es la comunicación con Dios. Siendo el Creador del mundo, y reinando sobre él, no es un ser impersonal, sino un Dios dispuesto a escuchar a los hombres. Sus leyes no lo limitan; son la expresión de Su propia operación, generalmente uniforme, en providencia y preservación. Puede, sin embargo, actuar de una manera libre, conforme al consejo de Su voluntad, modificando Su forma de actuar, e influenciando los sentimientos, la voluntad y la inteligencia de los hombres.
Las oraciones y las respuestas dadas por Dios a ellas se hallan incluidas en Su plan, desde el comienzo de la creación, que el sostiene con Su constante presencia.
La oración surge del corazón humano: en la angustia, clama a Dios, que demanda la oración de todos, pero que sólo admite las peticiones hechas de manera íntegra.
La oración del impío es abominación ante Jehová (Proverbios 15:29 ; 28:9). Sólo aquellos que no practican el pecado pueden allegarse a Dios por medio de la oración. La actitud de rebelión contra la autoridad divina debe ser depuesta; se debe implorar el perdón. La oración, comunión del hijo de Dios con su Padre, incluye la adoración, la acción de gracias, la confesión, la petición (Nehemias 1:4 11; Daniel 9:3 19; Filipenses 4:6 ). Así es como el pueblo de Dios ha orado a través de las eras. La oración es, así, el derramamiento del corazón ante el Creador. el responde mediante bendiciones (1 Reyes 9:3 ; Ezequiel 36:37 ; Mateo 7:7 ). Jehová escucha toda oración sincera; tiene compasión por todas Sus criaturas (Salmos 65:3 ; 147:9). Santiago, citando un ejemplo histórico, afirma: La oración eficaz del justo puede mucho (Stg. 5:16). Y Cristo declara a Sus discípulos: Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré (Juan 14:13 ). Convencido de que sólo Dios sabe cuáles podrán ser las consecuencias últimas, buenas o malas, de una respuesta a la oración, el creyente acepta ya de entrada la respuesta afirmativa o negativa del Señor. El apóstol Juan, dirigiéndose a los cristianos, formula así la doctrina de la oración: Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye (1 Juan 5:14 ). La respuesta será la que nosotros mismos desearíamos si pudiéramos tener el conocimiento que nos falta. En ciertos casos, la no concesión de nuestras peticiones es con frecuencia la mayor de las bendiciones. El que ora con una actitud recta se confía enteramente a la sabiduría de su Señor.
La oración debe ser pronunciada en el nombre de Cristo, sin el que ningún pecador puede tener acceso ante el Señor. El creyente debe tener presente que se está allegando a un Dios tres veces santo, y que se debe basar no en mérito alguno de su parte, que no tiene valor alguno, sino en los méritos de Cristo: el es quien nos ha purificado de nuestros pecados con Su sangre y ha hecho de nosotros reyes y sacerdotes. La oración se dirige al Dios trino y uno: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada una de las tres Personas de la Trinidad es invocada en la bendición apostólica: La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros (2 Corintios 13:14 ). La oración se dirige asimismo al Cristo resucitado, como lo hacían los primeros cristianos (1 Corintios 1:2 ). Esteban, sufriendo el martirio, ora a Cristo; Pablo le suplica a el y le da las gracias. Los rescatados proclaman Su gloria y soberanía (Los Hechos 7:59 , 60; 2 Corintios 12:8 , 9; 1 Tesalonicenses 3:11 ; 1 Timoteo 1:12 ; Apocalipsis 1:5 , 6).
La oración es ofrecida a Dios por el Espíritu (Efesios 6:17 ). Sólo el sabe lo que nos es preciso pedir, para permanecer dentro de la línea de la voluntad divina. La oración que el forme en nosotros será ciertamente otorgada, siempre y cuando nada en nuestros pensamientos y conducta venga a obstaculizar nuestras oraciones (1 Timoteo 2:8 ; 1 Pedro 3:7 ).
Actitud durante la oración.
Los israelitas, por lo general, oraban de pie (1 Samuel : . 1:26; Daniel 9:20 ; Mateo 6:5 , etc.). Sin embargo, la postura de rodillas podía señalar una mayor devoción (2 Cronicas 6:13 ; Esdras 9:5 ; Daniel 6:10 ; Lucas 22:41 , etc.). En ambos casos, las manos eran extendidas hacia Dios (1 Reyes 8:22 ; Nehemias 8:6 ; Lamentaciones 2:19 ; 3:41), o hacia Su santuario (Salmos 28:2 ; 2 Cronicas 6:29 ). Esta postura era sumamente fatigosa cuando se prolongaba; Moisés se sentó en una piedra, en tanto que Aarón y Hur sostenían sus brazos (Exodo 17:11 12). Como señal de humillación se oraba en ocasiones prosternándose con el rostro vuelto hacia el suelo (Nehemias 8:6 ; 1 Reyes 18:42 ; 2 Cronicas 20:18 ; Josue 7:6 ). Daniel se dio a la oración y a la súplica en ayuno y vistiéndose de saco y ceniza (Daniel 9:3 ; cfr. Salmos 35:13 ). El hombre arrepentido se golpeaba el pecho acusándose ante Dios (Lucas 18:13 ).
Al dejar de existir el Templo, la plegaria vino a tomar en el judaísmo el lugar de los sacrificios. El Talmud reglamenta de manera minuciosa los diversos tipos de oraciones, su orden y la actitud que demandaban. Los antiguos rabinos estimaban cosa esencial llevar filacterias durante la oración (véase FILACTERIAS).
Los cristianos son llamados a una vida de dependencia de Dios en oración, mientras se enfrentan en este mundo contra el Enemigo y sus ardides en una tremenda lucha espiritual. El apóstol Pablo exhorta así: Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos... (Efesios 6:18 ).
Bibliografía:
Bounds, E. M.: La oración, frente de poder (Ediciones Evangélicas Europeas, Barcelona, 1972).
Bounds, E. M.: La oración y los hombres de oración (Clíe Terrassa 1981).
Bunyan, J. y Goodwin, T.: La oración (The Banner of Truth Trust, Londres ,1967).
Evans, D.: En diálogo con Dios (Certeza, Buenos Aires, 1976),
Nee, T. S.: Oremos (Vida, Miami 1980).

Valid HTML 4.01 Transitional
Diccionario Biblico
FraganciadeCristo.com 2007 - 2008